Un autentico surtido del mal.